Visitas guiadas en la iglesia Santa Felicitas

521

La iglesia Santa Felicitas, situada en el corazón de Barracas ofrece visitas guiadas, en las que el público tiene la oportunidad de conocer más sobre la historia y arquitectura del sagrado templo.

Las visitas guiadas se efectúan los días domingos a las 11:30, sin embargo habilitan horarios especiales destinados a grupos o colegios. Es importante recalcar que cobran un bono contribución a beneficio de las obras de mantenimiento, restauración y dependencias del templo.

Este recorrido está a cargo del presbítero Dr. Ernesto R. Salvia, rector de la iglesia Santa Felicitas, quien en el trascurso del camino va desarrollando temas interesantes como la ubicación histórica, la vida de Felicitas Guerrero, Vida y obra del arquitecto Ernesto Bunge, entre otros.

Durante esta visita las personas también podrán estar al tanto de los estilos arquitectónicos que definen el templo, conocer más sobre las esculturas, los vitrales, el órgano, así como de la obra pastoral y evangelizadora realizada en Santa Felicitas y demás actividades religiosas y culturales que se llevan a cabo en el histórico lugar.

¿De dónde proviene el nombre de esta iglesia?

La muerte de Felicitas Guerrero de Alzaga dio origen al templo que está ubicado actualmente en el popular barrio bonaerense.

Felicitas, joven de 16 años se casó con Martín de Alzaga, sobrino nieto del español que fuera fusilado en los acontecimientos que siguieron a la Revolución de Mayo.

Al quedar viuda a los veinte y cuatro años de edad se vincula sentimentalmente con Enrique Ocampo, joven altamente conceptuado en los círculos sociales donde actuaba, pasado el tiempo, Felicitas inclinó sus sentimientos a favor de otro pretendiente, Manuel Sáenz Valiente.

Enrique Ocampo no acepta esta situación y con la excusa de devolverle regalos y cartas tiene con Felicitas una violenta entrevista que termina con dos disparos en el cuerpo de la infeliz mujer; Felicitas muere al día siguiente, 30 de enero de 1872.

Los padres de Doña Felicitas construyeron en su memoria la capilla que hoy resalta en la Argentina.

La construcción de la misma fue obra del arquitecto Ernesto Bunge. No posee un estilo definido, aunque la fachada ostenta reminiscencias neogóticas y neorrománicas. Elementos que se repiten en su interior. Es expresión del eclecticismo.




Deja un comentario