Universidad de Harvard advierte peligros del aceite de coco

567

Una epidemióloga de la Universidad de Harvard sostiene que el aceite de coco es un peligroso veneno. Dichas conclusiones fueron sacadas de un estudio reciente que busca prevenir el consumo del aceite.

La especialista de esta prestigiosa Universidad, manifestó que ver con preocupación que el aceite se ha puesto de moda. Explicó que inicialmente fue en productos estéticos pero ahora es utilizado en recetas de cocina.

Por ello explica que el consumo indiscriminado debe cesar hasta conocer sus consecuencias. La experta considera que incluso es uno de los peores alimentos que existen en la actualidad.

Por tanto la epidemiólogo Karen Michels comentó que el aceite de coco es un error nutricional. Aunque desde hace años se ha vuelto muy popular, su uso está contraindicado.

 Explica que tal parece que en diversos portales lo anuncian como una panacea sin conocer sus efectos. Sostiene que tal vez no se habían realizado estudios previos sobre sus propiedades o efectos nocivos.

Debe consumirse en pocas cantidades

Algunos profesionales refieren que el aceite de coco es ideal para reducir peso y medidas. Otros más que previene el Alzheimer y las afecciones cardiacas.

Michels señala que ninguna de esos usos es cierto y más bien pone en riesgo a quien lo consume.

Explica entonces que esto no es un súper alimento y es altamente tóxico. Detalla que el aceite de coco posee altísimas concentraciones de grasas saturadas. De esta forma se convierte en el principal enemigo de la salud.

El aceite de coco posee altos niveles de colesterol LDL. Contiene ochenta por ciento de grasa saturada, mientras que la manteca de cerdo sólo treinta y cuatro por ciento. Por ello considera que es altamente agresivo para la salud del corazón y puede traer complicaciones.

Michels explica que este aceite puede bloquear las arterías. Adicional a ello, contiene gran cantidad de calorías e impide la reducción del peso. De modo que recomienda al igual que la Americans Heart Foundation, el consumo moderado. Es decir, pequeñas cantidades de forma ocasional para no arriesgar la salud. En pequeñas cantidades puede otorgar el requerimiento calórico del aceite de oliva, nueces y otras semillas.




Deja un comentario