Un surfista argentino luchó contra un tiburón que lo atacó y logró salvarse

852

El surfista argentino Alejandro Travaglini de 37 años de edad, tuvo un episodio traumático al verse cara a cara con un tiburón que lo atacó en una playa de Australia el pasado domingo.

El hijo de un ex futbolista de Pumas, se presentó en la playa de Cobblestones, Gracetown en Australia para participar como juez en una competencia de surf, pero su pasión por este deporte casi se convertiría en desgracia.

Según informaron los medios de comunicación de la zona el escualo mordió ambos miembros inferiores de Travaglini, y este para defenderse y luchar por su vida respondió instintivamente de manera agresiva golpeando al feroz animal hasta que lo soltó.

Un familiar cercano al deportista, identificado como Gabriel dijo al Clarín que su primo se encontraba participando como juez en la competencia de surf y de repente apareció el tiburón que sin razón a aparente mordió su pierna.

“Le dio un buen golpe y lo soltó, pero luego volvió a atacarlo y Alejandro le llegó a meter la tabla en la boca, como pudo llegó a la orilla”, relató el familiar.

Los rescatistas y socorristas se movilizaron rápidamente para atender al joven maltrecho en las orillas de la playa. De inmediato recibió los tratamientos correspondientes y fue enviado al hospital en un helicóptero.

El parte médico indica que no se evidenció problemas óseos ni roturas arteriales por lo que el joven se recuperará pronto. Sólo quedarán algunas marcas en su piel debido a las mordeduras del tiburón.

Quienes presenciaron el hecho quedaron estupefactos al oír los gritos de Alejandor Travaglini y su pelea en el agua.

Adam Kennedy, otro deportista que se encontraba en el agua al momento del incidente dijo que al periódico The West que el tiburón quería comérselo a Travaglini mientras el luchaba por su vida.

Otro suceso similar

Más tarde, aproximadamente a las dos y media de la tarde otro surfista fue atacado por un escualo a sólo dos kilómetros del suceso inicial. Logró escapar del suceso ileso, pero su tabla quedó destruida por la mordida del animal.




Deja un comentario