Tangos Fatales: redondos y milongueros

264

Se trata de un dúo tanguero donde convergen las metáforas del tango y Patricio Rey con criolla, armónica.

El primero de sus discos, se enfoca en covers de los redondos con melodía de tango y atraviesan varios éxitos de la discografía entre los que se destacan “Jijiji”, “El pibe de los astilleros” y “La bestia Pop”.

El segundo de sus materiales se titula Barracas (barrio en el que se formó la banda) y, además de versiones de la banda de Solari y Beilinson, incluyen clásicos del tango como “Mano a mano” y “Garúa” y hasta se le animan al himno “Aurora”. Algo interesante de este álbum es la gran cantidad de colaboraciones que dispusieron Matías Dhers (Armónica) y Mariano Guido Fontecha (Voz) para darle mayor diversidad de sonido a través de variados instrumentos.

Combinan dos pasiones con arraigo en el sentimiento nacional. Esto abre un amplio espectro de público que, según confiesan, tienen gran aceptación entre los rockeros que se asombran ante la melodía diferida de clásicos del género y los tangueros que, en las milongas quedan desorientados con letras que no le corresponden ni a Gardel, ni a Discépolo ni a Expósito. Se presentan en milongas y en “fiestas ricoteras” y siempre son bien recibidos por los espectadores.

“De padres rockeros y abuelos tangueros” se autodefinen y portan con orgullo su tango y su rock.




Deja un comentario