Silvia Pérez realizó una fuerte confesión sobre Santiago Bal

527

A una semana de la lamentable muerte de Santiago Bal, su nombre sigue más presente que nunca. En esta ocasión, una de las que rompieron el silencio y habló de la partida del actor fue su expareja, Silvia Pérez.

En ese sentido, la artista se sinceró al confesar cómo vivió los últimos días del padre de Fede Bal y remarcó cuál era el vínculo que la unía con el mediático luego de su separación.

En diálogo con Radio Mitre, Silvia admitió con evidente angustia que los últimos meses resultaron los más difíciles porque se sabía que le quedaba muy poco tiempo de vida.

Él estaba peleando contra su enfermedad desde hace 40 años. El doctor Cahe le había pronosticado muy poco tiempo de vida en su momento. Fue un milagro y fue una lucha de él personal a lo largo de estos años con tantas operaciones”.

A continuación reveló que la incertidumbre que se vivió en esos últimos tiempos fue muy dolorosa. Al mismo tiempo aseveró que lo más desesperante era esperar la llamada donde se le anunciara la muerte de Bal.

La mamá de Julieta, media hermana de Federico afirmó que fue un alivio pensar que Santiago está en paz descansando. “Su semblante estaba bien. Lo vi cuando ya había fallecido. Fue un cierre que pude hacer con mi hija los tres ahí. Siempre es un momento doloroso y triste cuando alguien se va”.

Vea también: Familia de Diego Armando Maradona denunció a Matías Morla

Silvia Pérez manifestó no tuvo relación con Santiago Bal luego de su separación

Durante la entrevista Pérez afirmó que durante el tiempo anterior del fallecimiento no hizo nada. De igual forma, sostuvo que le preguntó a su hija si quería que la acompañara pero esta se negó.

No tuve relación con Santiago después de haberme separado. Tampoco hablaba con él. La última vez que lo había visto fue hace dos años cuando la llevé a Julieta que necesitaba verlo”.

Para finalizar, Silvia aseguró que nadie se encuentra preparado para la muerte. Esto se debe a que vivimos en un contexto latinoamericano en el que se habla de la vida y no de la muerte. Por ello reflexionó sobre la idea de familiarizarse con el tema porque es algo seguro en la vida.

“Por más que estuviéramos esperando el impacto de no tener a la persona porque tiene que ver con esa parte egoísta del ser humano, seguramente él estará en paz. Siempre queremos que esté el otro. Es una cosa bastante profunda para hablar. No se nos educa sobre la muerte como de la vida”.