Sabina Frederic abogó por el diálogo en la comunidad Mapuche

55

El Ejército desarmó una construcción perteneciente a las comunidades mapuches en Río Negro. En ese marco, la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, brindó declaraciones.

Desde la comunidad Millalonco Ranquehue, precisaron que no era una toma, sino un invernadero para una huerta. El conflicto de la toma de tierras en la Patagonia por parte de los pueblos originarios, sumó un nuevo capítulo.

Este ministerio carece de competencia alguna para entregar o disponer de tierras”. La funcionaria nacional en su descargo vía Twitter agregó que el Gobierno tiene la convicción de que el diálogo puede generar soluciones pacíficas y que el uso de la fuerza debe ser el último recurso al que apelar.

Asimismo, el conflicto al que refiere ocurrió en las inmediaciones del arroyo Gutiérrez, en Bariloche, y se trata de un área que custodia históricamente las Fuerzas Armadas.

En ese sentido, la ministra Frederic detalló que desde el mes de febrero la cartera de Seguridad trabaja en una mesa de resolución en conjunto con sus pares de Ambiente y Justicia.

Al mismo tiempo manifestó que en último tiempo se incorporó al Gobierno de Río Negro para evitar que se produzcan hechos de suma violencia. “Desde entonces se avanza dialogando con todas las partes”.

Vea también: Jorge Faurie opinó sobre el informe de la ONU

Sabina Frederic habló sobre la instalación de medios tecnológicos para prevenir el delito

La funcionaria agregó que actualmente se dispone de un control de Gendarmería en la ruta. Del mismo modo, aclaró que se da en el marco del diálogo y no con el propósito de incrementar la tensión social.

Se trabaja en reforzar la presencia preventiva de fuerzas federales. Asimismo, se proyecta la instalación de medios tecnológicos para evitar hechos delictivos”.

Después de denunciar el hecho, el abogado de la comunidad Millalonco Ranquehue, Matías Schraer, manifestó que el territorio en cuestión lo ocupan el pueblo mapuche desde fines del Siglo XIX.

Igualmente, se evidenció que los ocupantes cuentan con una resolución del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI). Por este motivo, tienen el control de la zona en la que viven unas 40 o 50 personas.