Roberto Lavagna habló del acuerdo que el gobierno quiere con la oposición

164

El exministro de Economía, Roberto Lavagna, se refirió al acuerdo en el que trabaja el Gobierno con distintos sectores de la oposición, y adelantó que no va a formar parte de esa iniciativa.

Consenso es escucha sincera de los que piensan distinto, no marketing”, expresó el dirigente político. En los últimos días trascendió que el Gobierno viene trabajando en diez puntos de consenso básicos sobre política de Estado.

Asimismo, desde el oficialismo sostienen que un acuerdo con sectores de la oposición puede enviar un mensaje de tranquilidad a los mercados, en medio de la crisis económica y financiera.

En ese orden, Lavagna se manifestó en contra de la iniciativa por medio de las redes sociales: “Está claro que el Gobierno atraviesa una seria crisis de confianza. No hay que jugar con las expectativas de la gente a partir de la especulación política y los titulares de los diarios”, manifestó.

Vea también:El periodista Pablo Callejón habló de Elisa Carrió

“Equilibrio económico no es viable ni sostenible”, refirió Roberto Lavagna

Entre los principales puntos del acuerdo se destacan el objetivo por lograr el equilibrio fiscal, la intención de mantener un Banco Central independiente que combata la inflación, el cumplimiento de las obligaciones con los distintos acreedores que tiene el país, y una política de reducción impositiva.

De igual forma, aprovechó las redes sociales, y salió a responder punto por punto, sus argumentos en contra de la iniciativa. “El equilibrio fiscal logrado por medio de una recesión económica no es ni viable, ni sostenible. Solo una economía en marcha puede alcanzar un equilibrio que sea además socialmente aceptable”, explicó el economista.

Además, consideró que el Banco Central “no debe ser quien fije la política económica”, sino que debe desempeñarse como un operador monetario del programa fijado por el Gobierno.

Por otra parte, coincidió con la “importancia de cumplir obligaciones”, y remarcó que eso requerirá “un proceso de reordenamiento serio de las fechas de vencimiento”, debido a la “enorme deuda tomada por el Gobierno”.