identidad digital

¿Qué es la identidad digital?

1004

Para un negocio, empresa o comercio electrónico la seguridad es lo más valioso, ya que refuerza su reputación y reduce las amenazas de los piratas informáticos. Es aquí donde la identidad digital es parte fundamental de la seguridad cibernética. Pero dicha identidad va mucho más allá que la identidad en línea. 

En ese sentido, podríamos decir que la identidad digital es aquello que lo identifica de forma única en la web; le ayuda a brindar acceso seguro a sus usuarios o a evitar que accedan a los sistemas, datos o red, según sea el caso. En una definición acorde se podría describir la identidad digital como la representación única de un sujeto involucrado en una transacción en línea; es decir, uno o más atributos que lo identifican de manera única ante entidades internas o externas. 

Lea también Certificados SSL: Importancia De Contar Con Uno Para Tu Página Web

Ejemplos de identidad digital 

La identidad digital genera confianza, uno de los factores de mayor importancia al momento de establecer comunicaciones y conexiones seguras. Es por ello que entre los ejemplos más conocidos de este tipo de identidad en línea podemos enumerar los siguientes: 

  • Direcciones IP.
  • ID de MAC del dispositivo.
  • Credenciales de inicio de sesión (nombres de usuarios y contraseñas).
  • Certificados digitales. 
  • Firmas digitales.
  • Claves criptográficas.
  • Sellos de confianza del sitio web.

¿Qué importancia tiene la identidad digital?

A medida en que el mundo se vuelve más dependiente de Internet, es necesario contar con comunicaciones digitales más seguras y de confianza. Es allí donde cobra importancia la identidad digital y su protección para organizaciones y usuarios. En pocas palabras,  Internet es una vía insegura en donde viajan datos de servidor a servidor, muchas veces sin cifrar. Por esta razón, la identidad digital en línea es necesaria para que los datos tengan una mayor seguridad y cifrado, con un menor riesgo de ataques cibernéticos.

Por ello, este tipo de identidad surge como un componente clave de la infraestructura de clave pública (PKI), que sirve para asegurar las comunicaciones a través de internet y las transacciones digitales. Esto, implica distintos procesos de confianza, tales como: 

  • Verificar que alguien es quien dice ser.
  • Verificar que tenga autorización o permiso para acceder a los sistemas y archivos. 
  • Otorgar acceso una vez revisados los identificadores de permiso. 
  • Verificar que el acceso sea legítimo mientras se mantenga la conexión. 

Vale destacar, que aunque la identidad digital es lo que lo identifica como un usuario legítimo, por sí sola no tiene valor. Estas deben ser parte de todo un ecosistema que valide, respalde y resguarde los datos y claves de cada usuario, a fin de mitigar los riesgos de seguridad.