¿Por qué dejaron fuera de la causa de los cuadernos a empresarios?

190

La Cámara Federal decidió apoyar los procesamientos del juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa de los cuadernos. No obstante, en algunos casos resolvió cambiar la imputación que pesa sobre los empresarios, ya que de estar acusados por “asociación ilícita” fueron señalados por “cohecho activo”.

Asimismo, la definición de la Cámara Federal sobre este grupo generó una fuerte controversia, ya que precisó que pueden imputarse por “cohecho activo”, es decir por pagar coimas, en vez de por “asociación ilícita”.

De esta forma, según se desprende de la decisión de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, los magistrados aceptaron el relato original de los empresarios y los ubicó como víctimas de la presión del Estado.

Dentro de los empresarios que obtuvieron el cambio en su imputación dispuesto por la Sala I se encuentran Angelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri y exCEO de la constructora Iecsa, siendo que para Bonadio formaba parte de la asociación ilícita que lideraba CFK.

Igualmente, una decisión que se hizo extensiva a Hugo Antranik Eurnekian (Corporación América), Luis Betnaza (Techint), Jorge Balán (Industrias Secco), Juan Chediack (extitular de la Cámara Argentina de la Construcción), Hugo Dragonetti (Panedile), Claudio Glazman (Isolux), y Juan Carlos de Goycoechea (Isolux).

Aquellos que completan esta lista son: Alejandro Ivanissevich (Emgasud), Juan Carlos Lascurain (extitular de la Unión Industrial Argentina), Armando Loson (Grupo Albanesi), Carlos Mundin (BTU), Néstor Otero (Trenes de Buenos Aires), Enrique Pescarmona (Impsa), Aldo Roggio (Grupo Roggio), Gabriel Romero (Emepa), Manuel Santos Uribelarrea (Ucsa), Alberto Taselli (Grupo Taselli) y Raúl Vertúa (Servicios Vertúa).

Vea también: Concejal Daniel Zisuela Se Declaró Inocente De Explotación Sexual

Natalia Volosin analizó decisión en causa de los cuadernos

Luego de conocerse esta situación, la abogada especialista en delitos de corrupción, Natalia Volosin, analizó mediante redes sociales lo dispuesto por los magistrados.

Además, destacó que los sacaron de la imputación de “asociación ilícita” porque ésta “tenía finalidad recaudatoria que los empresarios no compartían y que no asumieron un rol concreto con permanencia en el tiempo”.

“El argumento es horrible. Primero, los elementos del tipo penal de asociación ilícita son tres: a) formar parte de AI o banda; b) número mínimo de partícipes y c) propósito colectivo de cometer delitos. No exige compartir una determinada finalidad (ejemplo recaudar dinero ilegal)”, explicó la especialista en su perfil oficial de Twitter.

También agregó: “No es cierto que los empresarios no cumplieran un rol en la organización. Sin ellos, la asociación ilícita no hubiera existido. Su rol, que tuvo la misma permanencia en el tiempo que el de los funcionarios (2003-2015) fue armar la parafernalia de presentarse a las licitaciones truchas”.

De hecho explicó que los empresarios también buscaron “hacerle creer a los organismos de control, la sociedad, entre otros, que participaban de procesos de contratación legítimos que, en realidad, se usaban como excusa para extraer rentas ilegales. Rentas ilegales que, por cierto, se repartían funcionarios y empresarios”, quienes “en lugar de poner todo en una bolsa y sentarse a dividirlo la repartieran de modos más complejos (te retorno el anticipo) es absolutamente irrelevante. También lo es qué hiciera cada cual con el dinero”.