Mónica Farro reveló que fue víctima de acoso cuando inició su carrera

93

Mónica Farro estuvo trabajando en el mundo del espectáculo durante 30 años. La vedette empezó su carrera como modelo cuando tenía apenas 13 años. Se dio a conocer en el país cuando empezó a trabajar junto a Gerardo Sofovich, en obras como “No somos santas”.

Posteriormente, por su paso por el “Bailando” y otros programas de televisión. Cada vez son más las celebridades que se animan a denunciar casos de acoso dentro de este ámbito.

En ese marco, Mónica denunció que sufrió violencia de género de parte de su expareja, el Negrito Luengo, productor de Ideas del Sur, mientras estaba en el Bailando. Esto le trajo problemas con la productora, que prefirió no volver a convocarla nunca más, pese a que estuvo en el programa durante cuatro años.

Asimismo, en una entrevista para Algo Contigo, la vedette reveló que además, fue víctima de acoso cuando daba sus primeros pasos en el espectáculo.

“Acá en Argentina no sufrí acoso. Pero sí en Uruguay. Yo empecé en el modelaje con 13 años. Y te puedo decir que me ha pasado de todo y muchísimas cosas. Pero siempre tuve cerca a alguien como mi mamá o mi marido de ese momento. Yo me casé muy joven, a los 17. Entonces no iba sola a reuniones o lugares donde quizás me cerraban la puerta y no me dejaban salir”.

Vea también: Jorge Rial cargó contra Mauro Icardi y Wanda Nara

Mónica Farro contó que siempre le pidieron algo a cambio y lamentó que siga ocurriendo

Mónica Farro dijo que no recordaba los nombres de estas personas y que, en otro momento, era imposible denunciar este tipo de violencia. Comentó que siempre pedían algo a cambio de otra cosa.

Y me parece ridículo que hasta el día de hoy siga pasando, pero me parece maravilloso que hoy se pueda expresar. Y que toda esa gente de m*erda, porque es lo que son, hoy esté saliendo a la luz”.

La vedette dijo que era gente que llamaba para hacer un casting y cuando la persona iba con toda la felicidad del mundo decían, ‘¿querés el protagónico? Tenés que hacer esto’.

“En ese momento había que ocultar todo eso. Te decían que no contaras porque la loquita eras vos. ‘Vos algo habrás hecho para que él te trate así’. Hoy es diferente. Pero, en ese momento, me sentí protegida por mi familia y mi marido. Después entendí dónde tenía que ir y dónde no”.