Mina Bonino confesó sus problemas con la anorexia

1218

La colega Mina Bonino, de 24 años de edad, colocó un texto en sus redes sociales, donde habló acerca de lo mucho que sufrió por haber sido anoréxica desde que tenía 18, y de cómo decidió hacerle frente a esa terrible enfermedad, que casi acaba con ella.

“Yo tenía 21 años, y no me sentía lista para soportar las críticas e indirectas de las personas, en las redes sociales. Comencé a perder más peso. Sí tuve problemas alimenticios, y caí en la anorexia. Si medís como yo 1,65 y pesás menos de 48 kilos, sos anoréxica. Así estaba, No caí en la bulimia, pero mi índice de masa corporal me decía que padecía anorexia. Baje 15 kilogramos sin darme cuenta”, destacó Bonino.

Añadió haberse sentido muy mal, pero que no lo hacía para llamar la atención de las personas. Bajó tanto de peso que perdió sus curvas naturales: En el pecho y cola. Le había cambiado la forma de sus piernas. Lo triste para ella fue el ataque de sus críticos, que la veían “fea, muy flaca, y con serios problemas de salud”, por lo que exigían que saliera del aire.

“Sigo luchando. Estoy controlada por una nutricionista, un psicólogo, y un psiquiatra, porque problemas alimenticios que nunca se terminan de ir del todo. Estoy medicada y no tengo miedo en decirlo. Tuve una enfermedad y no me avergüenza. Lucho día a día para no recaer. Todos los días me tengo que ganar a mí misma. Hoy por hoy siento que le gané a la anorexia, aunque sigo batallando”, manifestó con orgullo.

Indicó que espera que su historia sirva para que otras personas que se encuentran en la misma situación, busquen ayuda de inmediato, pues se trata de un padecimiento contra el que no se puede combatir solo. “Me dio depresión, ataques de pánico y otras cosas. Estuve internada a causa de una pancreatitis, porque el descenso de peso me llevó a formar piedras en la vesícula; estas taparon los conductos y pasé una semana en el hospital. Sólo sé que dormía y no sabía si al otro día iba a despertar”, dijo Bonino.

Reiteró que sin su familia, colegas, amigos cercanos o conocidos, no hubiese podido afrontar el problema, y que debía hacer algo al respecto antes de que fuese muy tarde. Su condición es reciente, pero entendió que la comida no es el enemigo, y que debe tratar aquello que la hizo apartarse del camino hacia un estilo de vida saludable y feliz, sólo para mantener “un cuerpo esbelto” que lucía irreal.




Deja un comentario