Meme Bouquet abrió su corazón en las redes sociales

170

Hace aproximadamente un mes que Mery del Cerro y Meme Bouquet se convirtieron en padres por segunda vez. Cala llegó a sus vidas el 14 de abril, y después de unos pocos días en la clínica pudo ir a su casa junto a sus papás.

En casa conoció a su hermana mayor Mila, y tanto la modelo como el DJ saltaron de la felicidad al ver la complicidad entre las nenas. Sin embargo no es todo ocurrió como se esperaba, ya que ahora Meme estaba conmovido por una fecha muy especial.

Su abuelo, uno de los pilares fundamentales en su vida, estuviese cumpliendo 88 años, pero hace dos que ya dejó el mundo de los vivos. Con suma tristeza pero alegría a la vez por el tiempo que compartieron, el marido de Mery le dedicó un dulce mensaje.

Este lo publicó en su cuenta de Instagram junto a una foto en la que se lo ve al hombre con ropa de hospital y una cofia pero sonriente. “Hoy cumplirías 88 años. Como siempre dijiste recuérdenme el día de mi cumpleaños y con una sonrisa. Esta es la foto que mejor te describe, peleando tus últimas batallas, y mira tu cara”.

Vea también: Andy Kusnetzoff se impresionó por el relato de Soledad Silveyra

Meme Bouquet opinó que pese a no saber que les depara la pandemia seguirán adelante

El marido de Mery del Cerro habló sobre la pandemia que tiene en vilo al mundo entero. Al respecto dijo que aunque no saben lo que depara el futuro, su meta es seguir adelante tal y como le enseñó su abuelo.

 “Mila está enorme, haciendo un papel de hermana mayor espectacular, como todo lo que hace. Son muchas cosas juntas para una chica de 4 años y me sorprende como la lleva, tiene mucho de vos, perceptiva e intuitiva”.

De igual manera, Meme se refirió a cuánto lo extrañan. Manifestó que su hija cuando ve una estrella le dice que allí está Tati. Estas expresiones hacen que sus ojos se llenen de lágrimas, la abraza y le reitera que siempre estará cuidándola.

“Toy seguro que sos vos con un mensaje de acá estoy, porque es de la nada que salta. Daría todo por un rato juntos y escucharte, comer un asadito en el campito, hablar de caballos, fútbol y cualquier tema que surja en esas sobremesas largas”.