Médico de Martín Insaurralde alertó sobre su estado de salud

109

Autoridades informaron que se sometió a Martín Insaurralde a una intervención quirúrgica en pos de recibir una transfusión de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 en el Hospital de Llavallol, donde está internado desde el viernes pasado.

Según el parte médico de Lomas de Zamora, el intendente tiene fiebre desde hace una semana y padece de la sintomatología asociada al coronavirus. Además, es asmático, tiene una insuficiencia renal y el antecedente de ser paciente oncológico.

En las últimas horas su estado de salud se agravó y a esto se le sumó que es paciente de riesgo. Asimismo, su médico señaló que tiene un tiempo para mejorar de lo contrario se tomarán otras medidas.

“Está difícil lo de Martín. Yo ya me lo veía venir. Él se habrá puesto mal el martes y ahora tiene 48 horas, no más que eso, para responder al tratamiento. Si no lo van a tener que ingresar en terapia intensiva“.

Vea también: Patricia Bullrich cargó contra el gobierno por caso Vicentin

Martín Insaurralde tiene una insuficiencia renal crónica y asma que lo pone en una situación de riesgo

Su médico Luis Cámera en diálogo con el programa “Crónica anunciada” manifestó que es muy probable que la situación se complique porque es un paciente de riesgo.

“La situación se va a complicar. Nosotros desde la Sociedad Argentina de Medicina decimos desde hace dos meses que hay que darles a los médicos cursos cortos de corticoides. Además, el plasma no es guau pero ayuda. Insaurralde tiene una insuficiencia renal crónica y asma que lo pone en una situación de riesgo para contraer el virus”.

A su vez, refirió que en su hospital están haciendo tratamientos con plasma con un protocolo que creemos que tiene efectos. Con respecto a Martín, ahora hay que esperar para ver si responde o no al tratamiento.

En tanto, que el Hospital de Llavallol remarcó que el tratamiento con plasma se enmarca en lo dispuesto por la provincia de Buenos Aires para casos de COVID-19 que presenten complicaciones respiratorias y tengan factores de riesgo preexistentes.

Al momento de disponer el procedimiento se verificó que el paciente no tiene acceso venoso periférico, como consecuencia de la quimioterapia a la que fue sometido en EL 2011”.