Martín Báez quedó detenido en los tribunales de Comodoro Py

185

Martín Báez quedó detenido poco después de presentarse en los tribunales de Comodoro Py. La decisión la tomó el Tribunal Oral Federal 4 a cargo del juicio por La Ruta del Dinero K.

Cabe recordar que el hijo del empresario K tenía orden de detención por violar un embargo e inhibición judicial en el marco de la causa por lavado de dinero.

Esta petición del fiscal de juicio, Abel Córdoba, se produjo después de conocer información clave que ofreció la Unidad de Información Financiera (UIF) que detectó que fugó U$S 5,5 millones de cuentas en el exterior pese a la inhibición y el embargo.

De igual forma, Báez debía presentarse a declarar esta semana. Sin embargo nunca llegó y como consecuencia el TOF 4 procedió a expedir un plazo obligatorio para que asistiera a declarar en la causa o de lo contrario se le iba a emitir una orden de arresto.

Ahora, los jueces deberán resolver la solicitud del fiscal Córdoba. Sobre Martín Báez pesaba un embargo de 10.500.000.000 millones de pesos, pese a lo cual continuó “con la articulación y ejecución remota de complejas y millonarias maniobras”, según la Fiscalía.

Todo se originó a partir del informe otorgado por la UIF en el que detectó que había 3.050.918 de euros en la cuenta 590201 del Banco CBH LTD de Bahamas, fondos que ya bloquearon.

Vea también: Guillermo Pereyra: Empresas bajarán inversiones en Vaca Muerta

Fiscales dieron pruebas de la corrupción

La cuenta bancaria correspondería a la firma Eastern Shoreline Limited, cuyos beneficiarios finales serían los acusados Martín, Luciana, Leandro y Melina Báez, y ese dinero provenía de cuentas de la firma Kinski S.A. El 25 de febrero de 2015, Martín Báez suscribió, en representación de la empresa Kinski S.A., la apertura de la cuenta 579484 en el Banco CBH LDT de Bahamas.

De hecho, a los pocos meses, esa cuenta recibió del Banco Safra Sarasin la suma de 10.399.975 de dólares de la cuenta 608663, cuya titularidad era de la Foundation Kinsky, cuyos beneficiarios eran los cuatro hijos de Lázaro Báez.

De esta manera, el proceso por el que se lo investiga se relaciona con maniobras multimillonarias de lavado de activos a través de empresas offshore, cuentas en el exterior y compra de bonos. Las estratagemas financieras que se informaron en el marco de la sorpresiva evasiva a declarar, genera muchas sospechas para los fiscales de la causa.