La dieta mediterránea combate la depresión. Entérate cómo

144

La dieta mediterránea, según un estudio reciente, es la mejor para mantener una salud mental óptima.

La salud mental es tan importante como la física, y aunque no lo creas, los hábitos alimenticios que practiques pueden tener mucha incidencia en ello. Muchas personas piensan que la influencia que tienen los alimentos solamente aplica en caso de dulces como el chocolate o el helado, que causan placer y felicidad al comerlos, mucho más de lo que podrían otras alternativas más saludables.

No obstante, se ha revelado en un estudio reciente de la revista “Molecular Psychiatry”, que la dieta mediterránea, es decir, una dieta rica en pescado, frutos secos y verduras, puede contribuir a disminuir el riesgo de padecer depresión.

La depresión y sus estadísticas

Lee también: Expertos hablaron sobre los retos farmacéuticos como el VIH y chagas

Hay que recordar que los trastornos del ánimo se han vuelto más comunes cada vez y que su impacto socioeconómico es significativo. Actualmente, enfermedades como la depresión, afectan a más de 300 millones de personas en todo el mundo, lo cual nos deja un 7% de todas las mujeres, y un 4% de todos los hombres. De hecho, en términos económicos, la OMS ha calculado que al año, un billón de dólares se pierde por causa de la baja productividad que provoca este tipo de trastorno de depresión o ansiedad.

En fin, la dieta mediterránea en un seguimiento estricto por las personas, se traduce en un riesgo 33% menor a ser diagnosticados con depresión que quienes practican otros hábitos alimenticios.

Es decir, una dieta mediterránea de base vegetal, fruta, verdura, cereales, pescado, frutos secos y aceite de oliva, con productos lácteos y carne en muy baja cantidad, parece que podría mejorar tu ánimo. Según el estudio, las pruebas de la relación entre la calidad de la dieta y la salud mental son muy convincentes. De hecho, la relación no se limita al efecto de la dieta sobre la talla o algunos otros aspectos que se relacionan con la salud, que pueden afectar el ánimo.

La población que se utilizó para el estudio (que se hizo de forma longitudinal) fueron 32 908 adultos en España, Francia, Reino Unido, Australia y Estados Unidos.




Deja un comentario