La actitud de Flor de la V provocó mucha indignación

108

Tiempo atrás una gran diva dijo que en el medio artístico no hay amigos. Aunque muchas personas salieron a criticarla por ser tan sincera, la realidad es que resulta realmente muy difícil establecer relaciones duraderas en este ambiente tan competitivo.

Precisamente en este conseguir una oportunidad laboral parece imposible y mantener un trabajo fijo una tarea de gigantes. Ahora, quien se metió de lleno en una nueva polémica fue Marcelo Iripino.

Invitado a Intrusos para hablar de la entrega de los premios Carlos, el coréografo fue durísimo con Flavio Mendoza y Flor de la V. “Son dos personas oscuras”, aseveró el hombre. Luego contó lo mal que la pasó en el programa de su examiga, donde incluso debió escuchar fuertes insultos.

Me trató muy mal en su programa. Cuando yo me estaba yendo, se escucha que le dice a su producción, ‘andate a la p…’. Viste que se pone como loco, entonces, qué hice yo…”, dijo el artista, lo que le valió un reto por parte de Guido Záffora. “Marcelo, respetá, Marcelo”, le dijo el joven. “Perdón, chicos”, se excusó el coreógrafo y volvió a sus acusaciones contra Flor.

Me invitaron el día del amigo a su programa y yo había perdido hacía muy poco a mi amiga. Ya no quería llorar más en la tele, porque además venía de la muerte de mi papá ni bien entré al bailando. Entonces cuando me preguntaron sobre el tema, quise esquivarlo y me trabé un poco. Ella me cortó”.

Vea también: Moria Casán realizó una impactante confesión

Flor de la V respondió de mala manera: “‘acá no me vengas con dramas ni a dramatizar’”

Luego agregó el caballero continuó su relato diciendo que al terminar el programa le agradeció su asistencia al programa y se volteó para gritarle a a su producción.

“Pero eso no es nada. Terminó el programa, me agradeció por haber ido, y acto seguido le empezó a gritar a su producción. Yo le había dicho que estaba todo bien, que cualquier cosa volvía otro día, pero ella me respondió de muy mala manera: ‘acá no me vengas con dramas ni a dramatizar’”.

La situación no terminó allí sino que se puso todavía peor. Se levantó y se fue. Con mucho desconcierto mencionó que no entendía nada.