Karl Lagerfeld falleció dejando un gran vacío en el mundo de la moda

250

Karl Lagerfeld, el diseñador más prolífico de los siglos XX y XXI y un hombre cuya carrera fue prominente en la industria de la moda de lujo moderna, falleció en París. Tenía 85 años.

“Más que cualquier otra persona que conozco, representa el alma de la moda: inquieto, vanguardista y vorazmente atento a los cambios culturales”, dijo Anna Wintour, editora de la versión estadounidense de Vogue. Ello lo dijo cuando le entregó a Lagerfeld el premio a la trayectoria en los British Fashion Awards en 2015.

Asimismo, Lagerfeld, el hombre que heredó el imperio de Chanel desde 1983 y de Fendi desde 1965, así como fundador de su propia línea, era la definición de un políglota de la moda: capaz de pronunciarse en el idioma de muchas marcas al mismo tiempo.

Cabe recordar que en los años ochenta, cuando muchos de sus pares estaban retirándose para pasar sus días a bordo de yates o en haciendas, él seguía diseñando, en promedio, catorce nuevas colecciones anuales de alta costura y de venta minorista.

Vea también: Yanina Latorre habló detalles de su vida privada

“Las ideas llegan cuando estás trabajando”, dijo Karl Lagerfeld

“Las ideas llegan cuando estás trabajando”, dijo a sus 83 años, entre bastidores de una muestra de Fendi. Por ello es que Lagerfeld nunca dejó de crear. También era fotógrafo —su trabajo se exibió en la galería Pinacothèque, de París—.

Además, fue director de la casa editorial Steidl, Edition 7L, y autor de un popular libro sobre dietas, The Karl Lagerfeld Diet, de 2002 y en el que habla sobre cómo perdió más de 40 kilos.

Este importante diseñador se identificaba como una “caricatura”, con su atuendo típico de anteojos oscuros, cola de caballo, jeans negros, guantes sin dedos, camisa de cuello, joyería de la marca Chrome Hearts y un consumo casi obsesivo de Coca dietética.

En ese sentido, la gente se refería a él como un “genio”, el “káiser” o hasta “sobrevalorado”. Su contribución a la moda no fue crear siluetas nuevas, como sucedió con Cristóbal Balenciaga, Christian Dior o Coco Chanel. Más bien, creó un nuevo tipo de diseñador: el siempre cambiante.