Juan Grabois que la justicia intervino su teléfono

155

El dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, denunció judicialmente que fue víctima de una intervención ilegal a su teléfono. Por lo tanto se evidenció una clara invasión a su privacidad.

Asimismo, la causa quedó en manos del juez Daniel Rafecas y el Fiscal Ramiro González en el juzgado Criminal y Correccional Federal número tres.

En ese marco el referente social denunció que le pincharon el teléfono. Ello ocurrió luego de que mantuviera una llamada con una personalidad importante.

Así, mediante su cuenta de Twitter, Grabois advirtió acerca de la situación que vivió. También apuntó a poderes cercanos a lo que fue el Gobierno del expresidente Mauricio Macri, a tres días de que dejen la administración nacional.

A su vez, Grabois en su cuenta de Twitter denunció que cuando terminó la conversación con una persona importante, se ligó su teléfono. Además, agregó: “Un hombre decía ‘dame coordenadas que lo acomodo’ y luego escuché un audio de Telegram que había enviado ayer”.

Vea también: Evo Morales arribó a Argentina para continuar su lucha

Juan Grabois responsabilizó a la administración de Cambiemos por la intervención de su teléfono

El dirigente no dudó en responsabilizar a la administración de Cambiemos. En ese sentido, señaló que aunque Macri ya se fue la cloaca sigue realizando ese tipo de operaciones.

En este contexto, el dirigente hizo constar su denuncia, que hasta el momento fue mediante redes sociales. De esta manera, la acusación la llevará adelante el juez Daniel Rafecas y el Fiscal Ramiro González en el juzgado Criminal y Correccional Federal número tres.

De ese modo, Grabois deja constancia de la situación que vivió mediante su teléfono celular. En tanto, antes de denunciar espionaje, fue crítico con el actual Gobierno.

Al respecto, señaló que “es muy difícil ver a alguien de una villa, de una cooperativa o de un pueblo originario en una lista de diputados o como ministro. Hay perfiles que cuadran bien no tanto por lo que hacen sino por cómo se ven o cómo hablan, hay fisonomías que chocan”.