Jorge Rial y Romina Pereiro se darán el “sí, quiero”

175

Jorge Rial y Romina Pereiro se comprometieron en diciembre del año pasado y anunciaron que su casamiento sería en abril. Finalmente, el día llegó, este fin de semana los tortolitos darán el “sí, quiero” en el salón El Abierto, en la calle Triunvirato, del barrio de Saavedra.

Entre otras cosas, Rial y su futura esposa solicitaron que los invitados no ingresen al salón con sus celulares para evitar que se filtren fotos en las redes sociales y se publiquen en los medios.

Además, sólo invitaron a sus amigos más cercanos, entre aquellos que son famosos se encuentran: Valeria Archimó y su esposo Guillermo Marín, Marcela Tauro y su novio Martín Bisio.

“Voy a invitar a los que considere afectos reales, famosos y no. Pero no será una reunión de la farándula, será un casamiento con la gente que nos quiere“, anunció el polémico conductor en su programa televisivo.

Van a estar nuestras hijas, amigos y muchos familiares. Es algo muy íntimo, con muy poca gente. Quisimos eso y tratamos de mantenerlo”, agregó.

Vea también: Carmen Barbieri dijo que la próxima obra se llamará “Siempre juntos”

Boda de Jorge Rial y Romina Pereiro estará a cargo de la empresa de Claudia Villafañe

La organización del enlace matrimonial estará a cargo de la empresa de Claudia Villafañe, Plan V, y Paz Cornú se ocupará del atuendo de la novia.

A su vez, según el testimonio de Romina, habrá dos vestidos, uno formal para la ceremonia y otro más cómodo para poder bailar en la fiesta.

El vestido será algo sexy, con encaje francés con terminaciones bordadas, algo de plumeti con transparencias, y un escote para que me sostenga las lolas y tendrá un toque angelical”, adelantó la conductora.

De igual forma, Cornú vestirá a Morena, quien fue mamá el 27 de marzo, y asistirá a la boda con su hijo, Francesco Benicio, y su novio Facundo Ambrosioni.

Así lo dejó en evidencia la joven cantante en su Instagram Stories donde publicó una foto junto a la distinguida diseñadora. Ya falta muy poquito y todos están a toda máquina para ultimar los detalles.