Guillermo Coppola rememoró una de las etapas de su vida

109

Guillermo Coppola obtuvo fama por ser el representante que llevó a Diego Armando Maradona al plano más importante del fútbol mundial. A raíz de su relación laboral, el agente y el jugador se convirtieron en amigos íntimos.

Ello llegó al punto de compartir incontables experiencias. No obstante, su relación tuvo su fin, ya que el manager fue uno de los grandes protagonistas de la debacle del Diez. En diálogo con Teleshow, el empresario recordó algunas vivencias con el excapitán de la Selección Argentina.

En primer lugar, el representante hizo hincapié en que su nombre no se hizo importante tras representar a Diego, sino antes. Al respecto señaló que él tuvo una vida antes de Maradona.

“Fueron como doscientos futbolistas entre el 75 y el 85. Diez años de recorrida en el fútbol antes que él, y tenía grandes estrellas del fútbol argentino. Algunos dicen que inventé la profesión, pero no fue así. No había aquí, pero sí en el mundo. Tuve alguna pareja por ahí trascendente, conocida, te nombro a Amalia Yuyito González”.

Vea también: Jimena Barón fue blanco de las críticas de Cinthia Fernández

Guillermo Coppola comentó que se divirtió y en otras ocasiones se asustó con el Diez

Guillermo lamentó algunas situaciones que se generaron por la fama de Maradona. Contó que sabe por todo lo que pasó el futbolista porque convivió con él.

“Y sé lo que fue pegarle la patada esa en el culo que dijo que le pegaron y lo llevó a la cima del mundo. Pero él no era que se mareaba, era que lo asediaban a dónde fuéramos: no había intimidad, no tenía paz. No podía ir a comprarse un jean a un lugar tranquilo”.

En cuanto a sus experiencias con el Diez, Coppola confesó que hubo momentos divertidos y otros no tanto. Confesó que todos los excesos son malos por eso le causó miedo en cierto punto de su vida mirarse al espejo y ver lo que ocasionaron los tropiezos en su vida.

“Y sí, el susto de ver en un espejo una imagen que no era la mía. No era la que yo miro todas las mañanas. Hoy decido ser feliz y vivir un día más. Un día me miré y no era ese: entonces decidí tratar de encarrilar, ordenar y cuidarme”.