Familias de Riachuelo exigen respuestas a casos de plomo en la sangre

871

El Plomo en la sangre no es la única preocupación que atraviesan familias afectadas que forman parte de la Causa Riachuelo. Chicos con afecciones de salud y reubicaciones que se postergan, generan consecuencias negativas en Matanza Riachuelo. Afectados denuncian que se han incumplido las promesas de la Causa Riachuelo, lo que ocasiona efectos concretos en su salud.

Familias residentes en la Villa 21-24 viven una tragedia, los chicos con plomo en la sangre no reciben atención. Muchos poseen diagnóstico, otros no presentan mejoría, sus familias no poseen mejores condiciones para vivir.

Por tanto esperan que el Gobierno cumpla sus promesas, ya que no cuentan con viviendas para mudarse, cloacas o agua potable. Desde hace cinco años, varios chicos fueron diagnosticados con intoxicación por plomo en la sangre. Con valores que exceden cinco veces los valores permitidos.

Les urge atención

Los casos fueron detectados por ACUMAR, que realizó las pruebas Eisar, evaluación integral para determinar su estado de salud.

El estudio se realizó en un radio de 100 metros en las adyacencias de la Cuenca Matanza Riachuelo. Este arrojó que 25% de los chicos de las Villas 21-24, poseen plomo en la sangre.

Vale resaltar que aparte de las condiciones generadas por la contaminación, la vulnerabilidad y pobreza, les hacen mayor daño. Por tanto, la ausencia de agua potable, cloacas y viviendas con pisos de tierra, son parte de su diario vivir. Debido a los casos reportados, la justicia emitió una orden para relocalizar a las familias que habitan a 35 metros de Riachuelo. Tal solicitud debía cumplirse en 2014, y otorgar viviendas dignas a 1334 familias de Villa 21. Ya casi se cumplen cuatro años de este mandato y hasta el momento sólo se han relocalizado a 165.

Algunos han tenido como opción mudarse al complejo Mugica, muchos rechazan mudarse, ya que no existen comedores y pocas vacantes para estudiar.

Por tanto, esperan por soluciones reales, con viviendas que les ofrezcan seguridad y mejores condiciones. 128 familias esperan mudarse a San Blas, la obra tiene 8 meses de retraso, debido a problemas con los sistemas de drenaje. Por ello refieren que los retrasos en las obras, no solo restan calidad de vida a las familias. Cada día que pasa, sin atención médica y condiciones precarias, los chicos con plomo en la sangre, tienen menos oportunidades de sobrevivencia.




Deja un comentario