Diego Santilli cuestionó las declaraciones de Alberto Fernández

54

El vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli opinó que las expresiones del presidente Alberto Fernández sobre que la opulencia porteña daba culpa.

Al respecto, el funcionario indicó que los dichos del jefe de Estado no suman. A su vez, aclaró que la Capital Federal es muy solidaria, ya que produce muchísimo más de lo que recibe por coparticipación y atiende en su sistema de salud público a muchas personas que no son de la Ciudad.

Tras una semana tensa entre la Casa Rosada y el Gobierno porteño, Fernández manifestó que Buenos Aires es una ciudad que nos llena de culpa por verla tan opulenta.

Siempre soñé con el momento en que Buenos Aires le devuelva al resto del país todo lo que este le dio”. Esto demostró que la relación política que estableció Fernández y Rodríguez Larreta durante la cuarentena parece que se dañó.

Asimismo, según NA, Santilli, sin miramientos, expresó que en un día normal, sin coronavirus, el 50 por ciento de la atención ambulatoria es de vecinos que no son de la Ciudad y el 30% de los internados no son de la Ciudad.

Vea también: COVID-19: Gobierno exceptuó del aislamiento a laboratorio ASTRAZENECA

Diego Santilli aseveró que el Gobierno porteño viene prevé una flexibilización mayor

Santilli refirió que algo similar ocurre con respecto a la educación pública, hay mucha gente que no es de la ciudad. De este modo, el funcionario cruzó las consideraciones del presidente. En este sentido, el Gobierno porteño viene diagramando una flexibilización mayor.

Construcción, que también emplea a muchísima gente, vamos a habilitarlo con obras que le falten 90 días para terminar. Las obras en construcción de más de 5 mil metros cuadrados son las que pueden trasladar a sus trabajadores por fuera del transporte público”.

En una entrevista radial la mano derecha de Rodríguez Larreta informó que a partir de esta semana hay aproximadamente 1800 bares y restaurantes habilitados para funcionar con mesas en el espacio público.

De igual forma, el resto de los locales podrá solicitar al Gobierno porteño la autorización para empezar a brindar servicio bajo estrictos protocolos que prevén, por ejemplo, que no haya más de cuatro personas por mesa, distanciamiento social obligatorio y sanitización durante el recambio de los ocupantes.