COVID-19 cobró la vida de Hugo Asencio, galán de los 80’

46

El coronavirus se cobró una vida más dentro del ambiente de actores. En esta ocasión, se trata del querido Hugo Asencio, quien supo ser un galán en la pantalla argentina. A sus 68 años, el actor falleció el domingo 13, luego de permanecer por neumonía tras dar positivo en COVID-19.

Esto le ocasionó un paro cardiorrespiratorio, y de ahí, la causa de su deceso. Necesitó respirador artificial, pero lamentablemente no fue suficiente. Una insuficiencia renal junto a las complicaciones del virus de la pandemia le provocaron el paro.

Vale señalar que el 1 de septiembre, se internó de urgencia a Hugo a causa de fuertes dolores de cabeza y molestias musculares. Los médicos de la clínica le hicieron un hisopado, donde dio positivo en el test de coronavirus.

Días después se repuso notablemente de los malestares que lo aquejaban, pero al día siguiente de su recuperación su salud volvió a empeorar al punto de trasladarlo a la sala de terapia intensiva del nosocomio donde se encontraba internado.

Incluso, hubo necesidad de asistirlo con respirador artificial. El sábado 12, demostró una leve mejoría. Finalmente falleció el 13 de septiembre. Desde las cuentas de la Asociación Argentina de Actores, se emitió un comunicado lamentando la partida de este gran director teatral.

Vea también: Karina La Princesita contó una intimidad de Dan Breitman

Asociación Argentina de Actores lamentó la muerte por coronavirus de Hugo Asencio

En el documento que publicaron lamentaron el fallecimiento del actor, director y autor Hugo Asencio. En sus más de 50 años de trayectoria trabajó en teatro, cine y televisión.

Acompañamos a sus familiares, amistades y compañeras/os de trabajo en este triste momento”. Además, muchos actores y figuras del espectáculo, se solidarizaron con los familiares cercanos de un gran galán que enamoró a la audiencia argenta.

Asencio fue hijo menor de tres hermanos, su madre fanática del cantor Hugo del Carril, le dio su nombre a modo de homenaje. De muy chico leía “libros prestados” escritos, entre otros, por Mario Benedetti, Jorge Luis Borges, Abelardo Castillo.

También, obras teatrales de Roberto Cossa, Carlos Gorostiza y poemas de Adolfo Gustavo Bécquer. Escribía poemas en los ratos libres que le dejaba su trabajo como resero en el Mercado de Hacienda, donde trabajaba junto a su padre Ernesto.