Claudio Bonadio declaró que la justicia argentina está preparada

147

El juez federal Claudio Bonadio está en el centro de la escena por su investigación sobre diversas operaciones que implican a miembros del Gobierno kirchnerista.

Este funcionario estuvo presente en una conferencia sobre “Lavado de activos y financiamiento del terrorismo en la Triple Frontera“, que se llevó adelante por la organización Hemisphere Security Network junto con la fundación Taeda y Finint.

En ese marco, el magistrado no dio precisiones sobre casos particulares, pero si mostró su entera confianza en las herramientas con las que cuenta la justicia de nuestro país para combatir este ilícito. “En la Argentina estamos cada vez más preparados para desentrañar los manejos financieros de lavado de dinero“, aseguró.

Asimismo, sobre esta situación, hizo hincapié en la cooperación internacional como una pieza fundamental para avanzar en las causas. “Es de suma importancia para llevar adelante las investigaciones”, confesó.

Además, admitió que en algunos casos, su juzgado mantiene un contacto directo con un grupo especial de fiscales de Estados Unidos con el fin de intercambiar información y avanzar en la suma de pruebas.

Vea también: Marcos Peña defendió la política económica del Gobierno

“Ley del arrepentido sirvió mucho”, señaló Claudio Bonadio

Otra vez hizo referencia sobre las herramientas con la que cuenta la Justicia de Argentina, añadió que “con las normas vigentes se puede ordenar el decomiso de bienes que en la práctica es la extinción de dominio“.

No obstante, Bonadio señaló que “en un país donde el 30% de la economía informal está presente es un verdadero problema investigar la ruta del dinero, porque existe un muy bajo nivel de bancarización”.

De igual forma, habló de la ley del arrepentido, sobre la que admitió que “le tenía poca fe, pero fue un error porque sirvió mucho”. También, sugirió que este procedimiento en territorio nacional presenta algunas fallas, ya que “el fiscal tiene menos herramientas de negociación con el arrepentido y se debilita porque no puede definir la libertad o las penas del acusado”.