Carolina Pampita Ardohain se conmovió con la historia de su amiga

54

Si alguien sabe de dolores que ocasiona una pérdida es justamente Carolina Pampita Ardohain. La modelo y conductora con una entereza enorme, supo sobreponerse a la pérdida de su hija, Blanca, quien falleció en el año 2012.

Cabe recordar que esto ocurrió luego de luchar contra una bacteria que le provocó una neumonía hemorrágica. La pequeña murió en la clínica Los Condes el 8 de septiembre, provocando un profundo dolor en el ambiente artístico chileno y argentino.

En esta ocasión, la expareja de Benjamín Vicuña, se quebró al escuchar una historia que conoce muy bien, la de su mejor amiga Puli Demaría. La DJ contó que Caro la acompañó mucho en esta búsqueda.  Esto se debe a que tuvo que hacer mucho para tener a Silvestre.

Vea también: Marina Calabró no esperó recibir maltrato en pleno programa

Carolina Pampita Ardohain acompañó a Puli Demaría en la búsqueda de su bebé

De esta manera hizo referencia a la búsqueda de su embarazo que tanto le costó lograr. Fue allí, donde vio que la conductora se emocionó mucho.

Esta mujer cayó con globo, una cámara instantánea y una vaquita con un ternerito. Nos sacamos fotos y todo, para que me llevara esas imágenes al viaje. Estuve durante todo el tratamiento con esa vaquita apoyada en la panza. Y llegó Silvestre”.

Sobre el acompañamiento de Pampita en cada momento, Puli aseguró que para poder tener un hijo tuvo que llevar adelante varios tratamientos.

Mientras ambas se mostraban vulnerables al recordar una situación que las unió aún más como amigas, prácticamente hermanas, la blonda dijo que ya se fueron muchos bebés.

Allí, el relato se puso muy emocionante, ya que la DJ contó el momento en el que finalmente le dijeron que estaba embarazada. En ese momento sostuvo que su pequeño hijo les enseñó mucho a las dos.

Algunos días atrás, Pampita habló de Blanca de una manera muy especial. “Una vez en un cumpleaños mío dije ‘voy a ir al cine’ porque los cumpleaños me dan bajón. Las fechas importantes, al revés de todo el mundo que lo disfruta, me ponen bajón y para mí es un dramón”.