Alberto Fernández afirmó que habrá un banderazo de argentinos de bien

34

Alberto Fernández no le gusta que se hable de “albertismo”. El Presidente dice a sus amigos de la política que no son tiempos de tentarse con una vertiente propia, cuando debe administrar las diferencias al interior de la coalición de gobierno.

Por ese motivo, en julio, cuando los dirigentes que reivindican su liderazgo político organizaron un acto virtual, él no participó. Pero una convocatoria política sedujo al Presidente, que se conectó virtualmente al encuentro desde Olivos.

Allí, sacó a relucir su faceta militante, con declaraciones contra sus detractores. “Alberto-Cristina: frentetodismo al palo”, rezaba el título del encuentro vía zoom, que organizó el diputado Eduardo Valdés y al que se sumaron una docena de intendentes.

A su vez, estuvo la vicegobernadora de la provincia, Verónica Magario; el presidente del PJ, José Luis Gioja y unos 300 militantes y referentes peronistas. Julio Rodríguez, referente de Almirante Brown, se señaló como uno de los articuladores claves para concretar el evento.

No veo la hora de que la pandemia se termine porque estoy seguro que ese día vamos a salir a la calle y ese día sí va a haber un banderazo. Un banderazo de los argentinos de bien”.

Vea también: Alberto Fernández habló sobre la inexistencia de la cuarentena

Alberto Fernández sostuvo que el banderazo será de los argentinos libres

El Presidente continuó, con un dardo para Mauricio Macri. En el mismo señaló que hará un banderazo de los argentinos que no quieren muertes, de los argentinos que no dudan de su libertad, de los argentinos que se quedaron en el país luchando todos los días.

Enfervorecido, sus palabras mostraron un fuerte contraste con el discurso que brindó hoy durante el acto oficial por la presentación del plan de seguridad para el conurbano. “Somos peronistas, es cierto, pero no somos el gobierno de los peronistas, somos el gobierno de los argentinos y así trabajamos“.

El espíritu del encuentro fue ahuyentar los intentos por ahondar en las diferencias internas dentro del Frente de Todos, principalmente entre los grupos que reivindican al Presidente como su jefe político y aquellos que proclaman, puertas adentro, que la única líder del espacio es Cristina.