En Conicet hallan propiedades antibacteriales de la mandarina

426

La Mandarina posee una serie de propiedades que van más allá de su potencial como alimento

Desde el Conicet adelantan diversos proyectos para conocer el potencial de productos de la región y sus beneficios. La mandarina encabeza uno de estos estudios que ha resultado altamente provechoso. Resulta que la cáscara de la fruta roja, posee aceites esenciales que pueden usarse en la industria farmacéutica.

La líder de esta investigación que se adelanta en el Conicet Constanza Luciardi,  apunta a sus beneficios para la salud. Destaca que la mandarina posee terpenos o citrus reticulata en su cáscara.

Asegura que este compuesto natural combate la agresividad de bacterias patógenas en el organismo. La especialista sostiene que los terpenos pueden debilitar la resistencia a los antibióticos.

Explica que los derivados son altamente beneficiosos para la industria farmacéutica. Los terpenos pueden eliminar la resistencia de algunas enfermedades infecciosas. Por ello la mandarina podría ser la respuesta ante algunas enfermedades con las que se lucha actualmente.

Propiedades antibacterianas

La especialista señala que el compuesto puede usarse en infecciones intestinales como gastroenteritis, diarreas o cólicos. También podrían ser funcionales para atender infecciones en piel como piodermitis, entre otras.

Destaca que la mandarina es un cítrico que hoy se estudia en el Conicet, para sacar el máximo provecho de sus componentes.  Entre sus propiedades resalta el alto contenido de fibra, vitamina C y antioxidantes. Funciona perfectamente para elevar el sistema inmune y evitar las infecciones respiratorias.

“La búsqueda comienza para conocer virtudes de diversos productos naturales regionales”, enfatizó la investigadora Elena Cartagena. Explicó que el poder antifúngico, antivíral y antibacteriano en altas concentraciones y en bacterias de vida libre, abre la puerta a la industria.

Explicó que estos aceites esenciales cargados de terpenos,  contrarrestan los mecanismos de resistencia y patogenicidad bacteriana. De esta forma virus y bacterias pueden volverse sensibles a la acción de los agentes químicos.

De modo que se abren infinitas posibilidades en el área de la investigación, para sacarle el máximo provecho a esta fruta. Los nutricionistas afirman que debe consumirse semanalmente para otorgar salud. La ciencia médica descubre ahora sus nuevas potencialidades.

 




Deja un comentario