Ropa interior puede incidir en calidad de esperma y fertilidad

284

De acuerdo al tipo, la ropa interior puede mejorar o afectar loa calidad del esperma, incidiendo en la fertilidad. Así lo demuestran diversos estudios médicos para ofrecer recomendaciones sobre salud a sus pacientes.

Cada hombre tiene su gusto particular sobre el uso de ropa interior. Muchos de ellos la prefieren ceñida, mientras que otros las piezas holgadas. Otros la usan de acuerdo a la actividad que desarrollan, los deportistas apuestan por piezas que brinden soporte.

Entonces entre bóxers y calzoncillos son las piezas más usuales entre los hombres. Según el sexólogo, Fernando Rosero, la ropa interior ajustada puede generar alteraciones.

Explica que los testículos tienen una capacidad de autorregulación, generalmente en función del frío y del calor. Los mismos se encuentran fuera del cuerpo para mantener una temperatura adecuada.  Detalla que la musculatura se contrae, se pegan a la pared abdominal del cuerpo para aumentar la temperatura. De esta forma no se afecta la formación de espermatozoides y su calidad.

Manifestó que “El uso permanente de la ropa pegada hace que se pueda ver afectado este sistema de regularización”.

Tres meses de calzoncillos aumenta fertilidad

Adicional a ello, el diario Human Reproduction, recomienda el uso de ropa suelta si se quieren tener hijos. Esto en función de un estudio elaborado por el investigador Jorge Chavarro.

Este especialista afirma que “No dañará a nadie, y  ayudará a los hombres que se beneficiarán de un pequeño impulso en su conteo de espermatozoides”. Tales conclusiones las expresa al analizar el ciclo normal de la producción del esperma. Por ello indicó que luego de usar tres meses calzoncillos sueltos, para mejorar la calidad del esperma.

Dicho estudio contó con la participación de 656 hombres que acudieron para corregir problemas  de fertilidad. Los mismos fueron atendidos en el hospital General de Massachusetts, en un comparativo de estilo de vida. AQ través de muestras de sangre y semen, pudieron determinar la salud sexual de los participantes.

Entre los años 2000 y 2017. Estos personajes respondieron preguntas sobre sus hábitos en estilo de vida, incluyendo qué tipo de ropa interior solían usar, y también proporcionaron muestras de semen para ser analizadas (algunos dieron muestras de sangre para estudiar sus hormonas). Los investigadores compararon los resultados de análisis de sangre y semen con las respuestas relacionadas con el estilo de vida.




Deja un comentario