Un centro de jubilados para abuelos LGBT

125

Ya no importa la edad al momento de expresar lo que cada uno siente. El avance en materia de identidad de género que facilita la Ley de Matrimonio Igualitario es notorio y ya está empezando a alcanzar a uno de los sectores más resistentes a los cambios: los abuelos tienen cada vez menos tapujos y dejan salir al mundo sus elecciones en lo sexual.

“La sociedad todavía discrimina, de hecho en los centros de jubilados comunes los homosexuales no pueden decir que son gays o lesbianas por miedo a las burlas constantes que suelen recibir. Por eso es tan necesario un espacio propio donde puedan expresarse libremente, donde sepan que nadie los va a excluir, y donde todo el mundo es bienvenido. Con ese objetivo nació Puerta Abierta a la Diversidad”, analizó en diálogo con La Nación la psicóloga Graciela Balestra.

La asociación civil que ella fundó junto a su colega, Silvina Tealdi, se encarga de dar charlas y espacios a distintos sectores sociales para concientizar sobre la diversidad de género en todas las edades.

El Centro de Jubilados Puerta Abierta se fundó en el 2009 en Alberdi 1052, en San Cristobal.

Norma Castillo y Ramona “Cachita” Arévalo se conocieron en Colombia en 1977. No sabían lo que era el lesbianismo, ambas estaban casadas con hombres y pasaron años hasta que oficializaron su relación. Juntas volvieron a la Argentina a militar por los derechos de la diversidad y fueron la primera pareja de mujeres en casarse en el país, con más de 30 años como pareja. Para ellas la batalla por la visibilidad sigue, ahora encarnado en el primer Centro de Jubilados LGBT de Argentina y de Latinoamérica. Allí se dan charlas, asistencia terapéutica, se organizan viajes, bailes y festejos de cumpleaños.

Turismo Buenos Aires.

Fuente y Foto: La Nación.




Deja un comentario