River contra todo pronóstico se llevó la final de la Supercopa argentina

93

La final de la Supercopa argentina como se esperaba deparó grandes emociones para los hinchas de Boca y River, sin embargo en detrimento de la alegría Xeneize, los de River salieron airosos y con un espíritu recargado tras batir dos goles a cero a su archienemigo.

El club millonario llegaba a la final de la competición con la dura carga de no ser el favorito, sobre todo por el presente que vive en la primera división de la liga argentina en donde se ubica décimo octavo.

Por el contrario Boca Junior quien se ubica sólidamente en el primer lugar de la tabla, llegaba al encuentro sin presiones y con todo el carácter de ser un equipo ganador en este lustro.

Pero cuando se trata de clásicos futboleros como este no hay quien pueda adivinar cuál será el equipo victorioso, las ganas de salir y comerse al rival en este tipo de partidos son determinantes, por eso no importa el presente de cada uno.

El equipo del director técnico Marcelo Gallardo no jugó un partido excelso, pero supo aprovechar las ocasiones que se le presentaron para vacunar a su más temido rival, además su portero Franco Armani vivió una noche de ensueño en donde le tapo a boca toda pelota que pudiese convertir en gol.

Las acciones comenzarían parejas y con ambos se mostraban cautelosos, pero fue en el minuto 17 cuando el colombiano Edwin Cardona derribó en su área a Ignacio Fernández, el juez principal no dudó y sentenció el penal, Gonzalo Martínez lo ejecutó y lo convirtió en gol.

Este baldazo para los boquenses les enfrío las ganas, Carlos Tevez ni apareció. El primer tiempo transcurriría sin mayores acciones y se fueron al vestuario 1 a 0.

El segundo tiempo mostró un mejor Boca

Para los segundos 45 minutos los de la bombonera saldrían con un mayor ánimo y fueron a por todas, pero el portero de River estaba preparado para lo que venía, tres intervenciones sensacionales ante Pavón, Fabra y Nández evitaron la igualdad.

El segundo golpe de los millonarios llegarían a manos del recién ingresado Ignacio Scocco quien recibió una pelota certera de Gonzalo Martínez. El electrónico se ponía dos goles por cero y relajaba a River que vio como su enemigo se desesperó por conseguir el descuento que nunca llegó.




Deja un comentario