Remate tecnológico en Mendoza no llenó las expectativas de muchos

62

Ningún argentino quiso pelarse el gran remate de productos que ingresaron este martes por la Aduana argentina, en los últimos 10 años desde Chile.

Personas provenientes de diversos sectores llegaron desde temprano a Mendoza para hacer su respectiva cola y adquirir sus productos favoritos a precio de locura, lo que no se esperaban es que los precios de los mismos superaran la expectativa de muchos.

Sin embargo, la interminable cola estuvo todo el día. La principal atracción fueron los equipos móviles de última generación y las cámaras de fotos profesionales, no obstantes el valor al que finalmente se vendieron, incluyendo los costos de comisión e impuestos, así como la antigüedad de varios de los productos tecnológicos, entristecieron a muchos de los asistentes.

En total son tres días de remate, subasta que culminará el día jueves, en la Bodega Centenario de Guaymallén, en el Gran Mendoza. En este primer día, fueron exhibidos para venta alrededor de 20 teléfonos inteligentes como el iPhone 7,7 Plus y el 6 Plus.

Para nada más mencionar un ejemplo, el 7 Plus tenía un costo base de de $ 5.500 y el martillo paró entre los $9.500 y $14.500. Aunque viéndolo desde ese punto, aún se consideraba un buen precio, los compradores no contaban con que debían sumarle al valor de la venta el 10% de comisión, el 21% del IVA y, en ciertos productos, el 26,6 de impuestos aduaneros, terminando en un monto sumamente alto.

En definitiva, cada celular se pagó entre $16.000 y $24.450, casi el mismo precio que en el comercio local (al final, se agregó un 65% de impuestos).

Otro dato que jugó en contra es que algunos productos adquiridos en el remate se encuentran almacenados en distintos depósitos por lo que los clientes deberán costear el pasaje para ir a buscarlos a ciudades y provincias vecinas, como San Rafael, San Luis o San Juan.

La jornada de “ofertas” efectuada en Mendoza inició tres horas después de lo estipulado, específicamente a las 11 de la mañana. Las personas que lograron los primeros puestos en la fila, pasaron la noche y parte de la mañana esperando.

Foto: El Clarín




Deja un comentario