Un recorrido bajo el Templo de Santa Felicitas en Barracas

145

Un buen plan de fin de semana, es la visita al museo de Santa Felicitas en Barracas. Bajo este templo, se esconden interesantes secretos e historias, que son descubiertas por sus visitantes. Este complejo histórico ubicado en Pinzón 1480, es un icono de este barrio.  En tal sentido, el Gobierno de la Ciudad, impulsa visitas guiadas a la zona.

Las visitas inician con el recorrido por el templo construido por la familia Alzaga. El mismo se erigió para rendir homenaje a su joven hija fallecida Felicitas. Esl plan fuie ejecutado según los designios de la familia, por Ernesto Bunge. Posteriormente, en el año 1892, fue oficializado como iglesia y la familia solicitó se levantara un colegio con el nombre de la chica.

Para los apasionados por la historia

Aparte de deleitarse la vista con la iglesia Santa Felicitas, el viaje se completa con una caminata por el Museo de los Túneles y al Templo Escondido.  Hasta inicios del siglo XX, en los túneles construidos bajo el templo, funcionaban los comedores comunitarios.  En estos pasajes, se daban cita los obreros humildes. Allí, por un bajo precio, los obreros adquirían una comida digna. Las instalaciones de innegable belleza, estaban adornadas con mesas de mármol y cubiertos de bronce.

De las historias que se desarrollaban bajo los comedores, resaltan el orden y la limpieza existente. Destaca un escrito de un cronista de la revista “Para Ti”, quien en 1923, alabó la pulcritud del lugar.  Caminar por este pasadizo, es viajar a ese pasado que puede palparse en el ambiente.  El tour por la historia de Santa Felicitas, se completa al ingresar al Templo Olvidado. Este templo, es una construcción de estilo neogótico, que siempre ha llamado la atención. Hasta  la fecha, se desconoce su nombre real y las razones por las que jamás fue inaugurado y usado.

Ya sea de manera individual o coordinando una visita a través del portal visitasguiadas@santafelicitasmuseo.org.ar, este complejo es un lugar digno de conocer.




Deja un comentario