Los jueces Rafecas y Lijo fueron denunciados por cajonear causas

51

Ha pasado un año desde la aprobación de la auditoría sobre el trabajo de los juzgados federales y ya se están reflejando buenas noticias.

Y es que en base a los datos preliminares acerca del desempeño de varios de los jueces en el manejo de las causas que les tocaron, salieron a la luz los nombres de dos magistrados que al parecer estaban haciendo mal su trabajo durante su gestión.

El Colegio de Abogados de la Ciudad junto a las organizaciones Será Justicia y Usina de Justicia llevaron esta mañana hasta la sede de la Magistratura una denuncia contra Daniel Rafecas y Ariel Lijo, a quienes culpan de haber tenido un mal desempeño en sus funciones por el “cajoneo” de una serie de expedientes.

De acuerdo con la demanda presentada, “de la información recibida -en los primeros datos de las auditorías- surge lo siguiente: situaciones de excesiva demora en la tramitación de las causas, que de ser confirmadas afectarían el debido proceso”.

“La finalidad de la auditoria no es buscar responsables sino dar una respuesta a la opinión pública”, soltaron los abogados del Colegio, quienes además indicaron que no todos los jueces cumplieron con la obligación de brindar la información exigida por el Consejo de la Magistratura. Bajo todas estas circunstancias, y el acceso limitado que permitió el cuerpo de peritos del Consejo, los denunciantes tomaron los casos más llamativos: se trata de causas iniciadas hace años pero que siguen en trámite, en las que el fiscal inició una investigación e imputó a una o varias personas, a las que el juez ni siquiera las citó a indagatoria. Sin ese primer y elemental acto, el resto de los casilleros evaluados quedó en blanco. “Esta situación anómala, de confirmarse, se proyectaría a la mayoría de los juzgados auditados”, y “reflejaría objetiva y operativamente la morosidad del servicio de justicia.




Deja un comentario