Exigen reforma de código para endurecer penas por delitos viales

85

El arrollar a personas o generar accidentes de tránsito establecerá una serie de sanciones que serán mas duras para aquellas personas que no brinden auxilio a las víctimas, decidan escapar de la escena, o se encuentren en estado de embriaguez, según lo establecido por la Ley de Delitos Viales, familiares de las víctimas sostienen que aun no se aplica justicia.

La nueva Ley 27.347 aun presenta sus vacíos legales, debido a que en muy pocos casos, se ha establecido la prisión como sanción.

Resalta que esta normativa en cuestión prevé sanciones mas fuertes para aquellos conductores que durante el siniestro se encuentren en estado de ebriedad o bajo los efectos de drogas, siendo esto un agravante, al igual que aquellos que deciden abandonar a las víctimas a su suerte y no le prestan ayuda y quienes rebasan los limites de velocidad en 30 kilómetros por hora.

Según la información suministrada por el director nacional de Política Criminal Carlos González Guerra, es necesaria la reforma del Código Penal, destacando que debe incluirse la figura del“conductor temerario“, para que estos crímenes cambien de homicidio culposo a homicidio con dolo intencional, que incluye penas de 8 a 25 años.

Genera una oleada de comentarios el hecho de dejar en libertad a personas que en accidentes, le quitan la vida a otras, familiares de las víctimas sostienen que deben ejecutarse nuevas medidas, pues sienten que la Justicia se queda corta en relación a los castigos.

Familiares sostienen que todas estas acciones deberían ser tomadas con medidas de prisión preventiva, ya que los conductores violentan en ocasiones las normas de tránsito generando los accidente.

Hay casos emblemáticos que han hecho que la justicia encienda sus alertas y trate de establecer mecanismos y sanciones ante las responsabilidades, tal es el caso de Tomás Núñez quien al conducir en estado de ebriedad embistió un vehículo conducido por una maestra que falleció, el joven hoy se encuentra en arresto domiciliario y es monitoreado a través de una tobillera digital.




Deja un comentario