Episodio 100 de “The Walking Dead” prometió guerra y no defraudó

99

Ayer fue estrenado el episodio número 100 de la serie estadounidense, de trama post apocalíptica, “The Walking Dead”, que ya se encuentra en su octava temporada, donde se le prometió al público mayor acción y sorpresas que en las pasadas entregas… y sí que cumplieron. El capítulo estuvo cargado de mucha adrenalina, y sobretodo tensión entre las coaliciones del líder Rick Grimes y el despiadado Negan con sus salvadores.

Las situaciones se salieron de control muy pronto, con balas y bombas explotando por doquier, por lo que fue difícil no mantenerse atento a lo que ocurría frente a nuestros ojos. Alerta, a continuación relataremos lo sucedido en el episodio. Si no lo han visto, recomendamos abandonar la lectura desde este momento:

Nuestra historia comenzó con la imagen del “héroe” Rick (Andrew Lincoln), quien lucía bastante perturbado. De vuelta al Santuario, Dwight (Austin Amelio) revisaba una flecha que había perforado el neumático de su moto, sólo para observar que junto a esta había una nota que decía: “Mañana”.

Este personaje usó el mismo papel para anotar algo y reenviar la flecha a su dueño: Daryl (Norman Reedus). En la respuesta nos damos cuenta que detallaba información puntual sobre el Santuario, en especial de sus puestos de guardia.

La trama nos reubicó en Hilltop y lo que sucedió con sus habitantes. Allí, Rick trató de hacer entender a los lugareños la importancia de mantenerse unidos y pelear por su libertad. Maggie (Lauren Cohan), quien tomó el puesto de líder en el lugar, les recordó que la batalla no sería corta pero que sí valdría la pena.

En un momento determinado, vimos a Rick y su hijo Carl (Chandler Riggs) discutir por algo decisivo, pues el joven parece no recordar que están en guerra declarada, por lo que cualquier extraño que observen alrededor de sus comunidades, es considerado como un enemigo potencial.

Más tarde, el trío conformado por Rick, Daryl y Morgan (Lennie James) comenzó el plan de aniquilar uno a uno los guardias de Negan, de acuerdo a la posición que les suministró Dwight. Nos percatamos de una trampa muy efectiva ideada para varios salvadores, que colocaron Carol (Melissa McBride), Tara (Alanna Masterson) y otros más, que involucró a una terrorífica manada de caminantes.

Ante la situación, Negan y sus secuaces enfrentaron el ataque frontal de Rick y los suyos. Notamos que el ex líder de Hilltop, Gregory (Xander Berkeley) había estado resguardado bajo el mando del soberano del Santuario, temeroso de imponerse y salir perdiendo…aunque siempre fue un cobarde.

Negan no cedió ante la rendición que le exigía Rick, por lo que éste comenzó a disparar a las ventanas y otras zonas del Santuario. Negan resultó herido en una pierna. Durante el incidente, se escondió en una casa rodante cerca del sitio. Justo cuando el líder de Alexandria iba tras él, fue detenido por el padre Gabriel, quien le recordó que ya debían irse.

Hacia la zona se aproximaba una impresionante horda de muertos vivientes, por lo que toda la gente de la coalición de Grimes se alistó para partir, excepto el padre Gabriel quien vio a un malherido y “necesitado” Gregory. En un intento por ayudarlo, se vio traicionado, lo que permitió a Negan tomar venganza contra él, sin querer y de la forma más desalmada posible.

El capítulo culminó con dos inesperados homenajes: El primero para el especialista en dobles, John Bernecker, quien murió accidentalmente en el set del show en julio, y el segundo que fue para el cineasta de terror, George A. Romero.




Deja un comentario