Con la demolición de edificio podrá mejorarse transporte a La Boca

156

Cinco familias negadas a abandonar el edificio Marconetti, son la causa por la que se ha atrasado el avances del proyecto para ensanchar el paseo Colón para que pueda darse paso al Metrobús.

Pese a que ya el Gobierno y la Fiscalía habían efectuado las negociaciones con los residentes del edificio que data de aproximadamente 90 años y estaba ocupado desde los años 1980, nueve familias serán reubicadas pero cinco de ellas se niegan a abandonar el lugar.

La edificación ubicada frente al parque Lezama pudo considerarse emblemática, pero el Gobierno ya dispone de planes que podrán mejorar la movilidad de usuarios que transitan desde y hacia La Boca.

La demolición del Marconetti el cual fue expropiado hace años para formar parte del gobierno,  no es mero capricho, es indispensable para dar inicio a las obras de ensanchamiento de la avenida.

Se pudo conocer que nueve familias decidieron abandonar el lugar tras la negociación a través del de créditos hipotecarios del IVC con una tasa de cero %.

El resto de familias no aceptan tales condicionen y perlan el beneficio. De cientos de ciudadanos, ya que aun no se puede desarrollar la construcción de los carriles de uso exclusivo para los colectivos.

Según la información recabada en El Clarín, el Secretario de Transporte Juan José Méndez, fijó posición al respecto y mencionó que laboran para brindar las soluciones a todas las familias, esperan que a través del diálogo, logren avanzar.

Mientras tanto el proyecto de movilidad no podrá ser ejecutado, hasta tanto se logre la salida de las familias que allí habitan,  su reubicación a través de planes habitacionales o aportes crediticios y luego la demolición del inmueble que en el 2019 cumpliría 90 años, para luego dar inicio a las obras de ampliación.




Deja un comentario